Jun 17

Odebrecht y la Justicia

La multinacional Odebrecht admite que le tomará mucho tiempo recuperar su imagen después de involucrarse en el mayor escándalo de soborno en Latinoamérica, por lo que admite haber aprendido la lección de que hay que respetar los valores por encima de todo.

A la justicia del continente también le llevará tiempo recobrar prestigio y autoridad severamente lacerados por la complicidad o negligencia ante la extendida madeja de corrupción tejida por esa empresa para obtener privilegios en licitación y adjudicación de obras públicas.

Se ha revelado que en Estados Unidos son investigadas 84 empresas por presunta corrupción o prácticas desleales, lo que indica que el caso Odebrecht se ha replicado en mayor o menor medida, por lo que se requiere fortalecer el orden judicial y las estructuras administrativas.

Las infracciones penales delictuosas o criminales son atribuidas siempre a personas físicas, aunque las empresas o consorcios responsables de esas transgresiones a la ley son penalizados civilmente o como sanción accesoria.

En República Dominicana se incurre en el error de que la corrupción se erradica con solo condenar a imputados en casos de prevaricación e imponer sanciones civiles a entes empresariales o jurídicos involucrados en cohecho o prácticas desleales.

El problema mayor para poder combatir ese mal cancerígeno está en sistema político y jurídico, con graves falencias estructurales, que se reflejan en debilidades éticas y morales por la inhabilidad de un régimen de prevención y consecuencia.

Se sabe que por el sostenido crecimiento de su economía, que en 1961 su Producto Interno Bruto se situaba en menos de tres mil millones de dólares y que hoy supera los US$75 mil millones, la sociedad dominicana está en condiciones de fortalecer su ensamblaje jurídico y político.

No se trata de jugar a la ruleta rusa o instalar carpas partidarias, mediáticas o corporativas para lapidar a imputados preferidos. Lo aconsejable sería fortalecer las instituciones para que un Ministerio Público y un orden judicial persigan y castiguen de conformidad con la ley el crimen de prevaricación.

Comments

comments

Enlace permanente a este artículo: http://altamirany.com/?p=67710

A %d blogueros les gusta esto: