«

»

Ago 03

Imprimir esta Entrada

Preocupación

República Dominicana y Honduras firmaron un acuerdo de supresión recíproca de visados para que sus nacionales ingresen libremente a ambos países en viajes con fines turísticos o de negocios, una iniciativa que a simple vista resulta loable, pero que tiene sus implicaciones negativas o riesgosas.

La Cancillería realiza gestiones para que otras naciones, entre las que ya figuran Perú y Colombia, también asuman compromiso similar al alcanzado con Tegucigalpa, con lo que se presume se impulsa el turismo y las inversiones, pero no se toma en cuenta los perjuicios que podría causar, especialmente del lado migratorio y de seguridad.

Ese programa de supresión de formalidades para ingresar a territorio dominicano debería contar con la anuencia del Consejo Nacional de Migración y de los organismos de seguridad interior del Estado, los que están en capacidad de señalar el impacto que tendría en esos renglones.

Se resalta el buen gesto de los gobiernos hondureño y dominicano al suscribir un convenio que abre las puertas de ambas naciones para que sus ciudadanos viajen sin ningún tipo de restricción, pero es preciso advertir que ese acuerdo permitiría también el ingreso de delincuentes a uno y otro lado.

Conforme a estudios realizados por Naciones Unidas (ONU), Honduras posee la mayor tasa de homicidios del mundo, por delante de El Salvador y Costa de Marfil, al compilar 92 asesinatos por cada cien mil habitantes, fenómeno que casi se ha duplicado en una década, alentado por gran incremento del narcotráfico.

Se requiere que esos acuerdos de supresión de visados sean acompañados por otros compromisos de intercambio de información sobre las personas de ambos países tipificadas como delincuentes, que deberían tener vedado el ingreso con o sin permiso.

No resulta de buen agrado mencionar a Honduras como un ejemplo de riesgo en el ingreso de antisociales a República Dominicana, pero se señala a esa nación hermana como la más violenta de Centroamérica, en términos de delincuencia y criminalidad.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) y los departamentos de Estado y de Justicia de Estados Unidos han enviado misiones a Centroamérica para procurar acciones conjuntas contra bandas de delincuentes que exportan su modus operandi a Washington, Nueva York, Los Angeles y otras ciudades de la Unión Americana. Aquí puede pasar ¿o ya sucede? lo mismo.

Comments

comments

Enlace permanente a este artículo: http://altamirany.com/?p=68603

A %d blogueros les gusta esto: