Nov 23

Eddy Herrera “He sido ejemplo de buen padre para mis hijas”

Parecería que Eddy Herrera tiene la vida perfecta. Una exitosa carrera artística y una hermosa familia formada en los mejores valores, los que heredó de sus progenitores y quienes lo formaron bajo los principios de la honestidad, amor, responsabilidad y respeto.

Esa sería la mayor herencia que recibiría de su padre Iván Herrera y su madre Elba de Herrera, que luego inculcaría a sus cuatro hijas Elbanely, Gabriela, Laura y Nathalia Herrera, junto a su esposa Marta de Herrera, con quién lleva 30 años de matrimonio.

Eddy pudo haber decidido llevar una vida alejada de las enseñanzas que les inculcaron sus padres, pero decidió seguir su ejemplo, y es por ello que hoy puede hablar con alegría de sus éxitos artísticos y logros como padre, esposo y jefe de una hermosa familia.

“Sobre todo por la salud, mi familia, mi carrera y por este encuentro de llevarle un momentito de felicidad a esta madre de escasos recursos, que necesita tanto del apoyo de todos”, señaló.

Durante el encuentro Eddy habló de su vida como hijo, esposo y padre. De sus primeros años recuerda con agrado la dedicación y educación que recibió de parte de sus padres. “Crecí en medio de una familia en donde se nos enseñó el respeto y a ganarnos las cosas”.

En su infancia no tuvo grandes carencias pero recuerda con pesar que teniendo su padre apenas 34 años quedó inválido producto de una caída que había sufrido cuando joven y años más tarde tuvo estas graves consecuencias. “Me dolió ver a mi papá pasar sus últimos 13 años en una silla de ruedas y no poder movilizarse. Todos los domingos lo llevábamos a la playa, porque era bueno para su salud, y nosotros cargábamos cubetas de agua y se las echábamos encima”, recordó.

Iván Herrera era propietario de una fábrica de camisas y este negocio le dio la oportunidad de llevar una vida holgada para sus hijos. Elba, la madre, era profesora y juntos disciplinaron con amor a sus cuatro hijos, tres varones y una hembra. “Mi papá era muy estricto, pero también amoroso. Era todo un galán y lamenté tanto que falleciera cuando yo tenía 17 años, antes de ganar el Festival de la Voz. De mi papá heredé esos patrones de organización,  disciplina y puntualidad”, enfatizó.

Eddy fue un niño inquieto, cantaba desde los seis años y a los nueve recibió de regalo su primera guitarra. “Con ella aprendí a tocar y a cantar, por eso es mi instrumento favorito”. Luego siendo un adolescente fue todo un “don Juan” recuerda que en una oportunidad llegó a tener hasta cuatro novias a la vez. Sus amigos le buscaban para dar serenatas y era una de las actividades que más disfrutaba.

El canto fue una de sus grandes pasiones, porque además estuvo a punto de ser firmado como pelotero. A los 13 años, por primera vez, participó en un Festival de la Voz, pero a los 17 ganó el primer lugar, luego de eso era invitado, frecuentemente, a cantar al programa “Fiesta” de Teleantillas, junto a la orquesta de Manuel Tejada.

Es entonces cuando Wilfrido Vargas lo contacta y lo invita a formar parte de su agrupación. “Al principio fue difícil porque nunca había cantado merengue, mucho menos lo bailaba bien”. Eddy entró a formar parte de un frente compuesto por Rubby Pérez, Peter Cruz, Jorge Gómez, Marcos Caminero y Charlie Espinal. “Debuté en 1985 en el Teatro Agua y Luz y recuerdo que cuando salí al escenario estaba temblando. Luego a los dos meses Wilfrido me dijo que si no aprendía a bailar me iba a sacar y Peter Cruz me dio un curso intensivo de baile, todo lo demás es historia”.

El abuelo
A los 23 años Eddy conoce a quien sería su esposa Marta en un Festival de la Calle 8, en Miami. “Le coqueteé desde la tarima y me dediqué a conquistarla. Nos casamos, llevamos 30 años de matrimonio y somos padres de tres hijas”.

Pero antes de casarse con Marta, Eddy procreó a Elbanely, de madre ecuatoriana. Elbanely vive en Ecuador y es madre de dos hijos: Gael (4 años) y Sofía (2 años). Actualmente está embarazada de otra niña. “Soy abuelo y me encanta mi rol de ‘abuelito’, como me llaman mis nietos. Creo que me he preparado para vivir todas las etapas de la vida y espero concluir junto a Marta, viejitos, tomados de la mano”.

La agrupación de Eddy Herrera es una de las más solicitadas para amenizar bodas. Dice que aprovecha el escenario para aconsejar a los novios y les habla de su experiencia y de lo que ha hecho para mantener viva la llama del amor. “Soy cariñoso y me gusta halagar a mi mujer. Siempre saco tiempo para compartir con ella a solas y también con la familia”.

Eddy se define artista en el escenario y padre a tiempo completo que ha dedicado tiempo de calidad y cantidad a sus hijas.

VALORES. Puedo revelar con alegría y dando gracias a Dios que Marta y yo hemos hecho un trabajo extraordinario, de atención, de enseñanza en lo que corresponde a valores. Nuestra presencia en sus vidas como padres ha sido vital en su educación y pendiente de cada una de ellas y eso se ha traducido en que hoy me alegro de tener cuatro hijas maravillosas, educadas y ejemplares.

COMPARTIR. Durante el encuentro Eddy entregó regalos a los nueve niños y les dejó parte de su sabiduría como padre, al conversar con los niños que se sintieron muy agradecidos de su presencia. ((El artista revela sus vivencias como hijo, esposo y padre.

Comments

comments

Enlace permanente a este artículo: http://altamirany.com/?p=70457

A %d blogueros les gusta esto: