Nov 28

Inmigración y sida

Un estudio de la Dirección de Control de Infecciones de Transmisión Sexual y Sida revela que el 47.83% de los nuevos afectados con el VIH-sida son ciudadanos haitianos, el 29.94% transexuales y hombres que tienen sexo con hombres, y un 10.69% corresponde a trabajadoras sexuales, lo que demuestra que la prevalencia de esa epidemia está asociada a la pobreza y a la inmigración.

El director del Consejo Nacional para el VIH y el Sida, Víctor Terrero, ha advertido que esos datos reflejan una profunda desigualdad en las políticas públicas en relación con el control y radicalización de ese virus, cuya prevalencia “muestra a la sociedad dominicana dónde están alojadas sus peores miserias”.

La incidencia del VIH-Sida está relacionada con la desigualdad o inequidad social y con la porosidad fronteriza o la carencia de controles migratorios, por lo que los programas de prevención, contención y erradicación deben hacer énfasis en los segmentos poblacionales citados en el referido estudio.

A pesar de que en ese informe sobre Prevalencia del VIH y Carga de Enfermedad 2016, se revela que casi 48% de los nuevos infectados con ese virus son inmigrantes haitianos, la pobreza y la exclusión se mantienen como causa principal de su propagación.

El doctor Terrero sostiene que es necesario fortalecer y ampliar los programas de prevención con énfasis en hombres que tienen sexo con otros hombres, transexuales, trabajadoras sexuales, e inmigrantes y poblaciones de los bateyes.

Se requiere también que las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto a la enfermedad y reciban terapia antirretroviral de manera continuada, única vía para que en términos sanitarios el país cumpla con la meta de erradicar esa enfermedad para el 2030.

El Gobierno está compelido a proveer de recursos suficientes a las agencias a cargo de la prevención y erradicación del VIH-Sida para que puedan desarrollar a plenitud sus planes educativos y sanitarios, en consonancia con los compromisos arribados con la estrategia diseñada por la Organización de Naciones Unidas para afrontar la expansión de ese virus a nivel mundial.

Como todas las epidemias, el VIH- Sida diezma o convive con las poblaciones signadas por la pobreza, marginalidad, inequidad e injusticia social y económica, con el agravante de que en República Dominicana se incluye en esas condiciones de vulnerabilidad a la inmigración haitiana.

Comments

comments

Enlace permanente a este artículo: http://altamirany.com/?p=70605

A %d blogueros les gusta esto: