«

»

May 17

Imprimir esta Entrada

Puede ser

El Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y el Congreso Nacional tienen el compromiso de dispensar a la nación el mejor ejemplo de responsabilidad pública y consenso político en la diáfana selección de jueces y la aprobación de las leyes de Partidos y de Reforma Electoral.

Son dos históricas iniciativas que bien ejecutadas pueden oxigenar las arterias colectivas atrofiadas por un expandido disenso y un abyecto sectarismo que ha contagiado a todos los sectores de la sociedad.
La primera jornada del CNM ha transcurrido de la mejor manera con el acuerdo de designar un equipo técnico que sirva de apoyo a los comisionados, un nuevo reglamento y una hoja crítica para la selección de los jueces.

En cuanto a la Ley de Partidos y el estatuto de Reforma Electoral, una comisión especial del Senado ha recibido decenas de propuestas emanadas desde diferentes litorales de la sociedad, incluidas, por supuesto, instituciones partidarias.

Temas como la obligatoriedad del voto, la financiación de los partidos, y la unificación de las primarias partidarias han sido ampliamente debatidos por actores políticos y de la sociedad civil, lo que hace suponer que en algún momento se produciría la confluencia de criterios.

Durante este año, el CNM escogerá a jueces de carrera para ocupar curules de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y a buenos y probos magistrados para el Tribunal Superior Electoral (TSE) y el Tribunal Constitucional (TC), para lo que se requiere del valioso concurso de toda la sociedad.

La carroza nacional debe producir un rápido viraje desde la peligrosa pendiente del sectarismo y la rigidez ideológica, hacia una despejada vía de consenso y de unidad en la diversidad, único trayecto que conduce hacia el anhelado escenario de consolidación democrática, equidad social y desarrollo económico.

Se advierte que una irracional confrontación política en los temas relacionados con la selección de jueces y aprobación de leyes de Partido y Electoral, abortaría lo que quizás sea la penúltima oportunidad de evitar que el necesario consenso nacional se descarrile por el despeñadero de la intolerancia.

Comments

comments

Enlace permanente a este artículo: http://altamirany.com/?p=66866

A %d blogueros les gusta esto: