Feb 06

El caso de Pawa

A más de una semana de que la Junta de Aviación Civil (JAC) suspendió las operaciones de Pan American World Airways Dominicana (Pawa), por incumplimiento de pagos de tasas y de servicios aeroportuarios, cientos de pasajeros siguen varados en aeropuertos con boletos invalidados y no reembolsados.

La JAC dispuso el cese de operaciones de la aerolínea Pawa por un periodo de 90 días, al acoger una recomendación del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), al comprobarse que esa empresa no ha cumplido con sus obligaciones de pago por servicios en las terminales aéreas ni reembolsado impuestos.

Ninguna autoridad ha garantizado los derechos de quienes adquirieron boletos para viajar en esa línea que cubría las rutas desde y hacia Haití, Curazao, Aruba, San Martín, Miami y Puerto Rico, por lo que centenares de pasajeros no encuentran cómo salir o retornar.

Tanto el IDAC como la Junta de Aviación Civil tenían conocimiento desde hace mucho tiempo del incumplimiento de pagos por servicios aeroportuarios y de retención de arbitrios que confrontaba esa línea aérea, por lo que se censura que no adoptaran medidas preventivas para salvaguardar los derechos de los pasajeros.

Cientos de personas que viajarían en aviones de esa empresa ahora están atascadas en diversos aeropuertos porque sus boletos no son reembolsados ni tampoco se les transfiere a otras aerolíneas, aunque un grupo menor pudo viajar al abordar un avión alquilado.

Al director de la JAC, Luis Ernesto Camilo, se le atribuye decir que, además del incumplimiento de pagos, la suspensión de operaciones de Pawa fue motivada por la falta de mantenimiento a su flotilla de aviones, lo que significa que el problema sería de mayor gravedad, como lo admitió ese funcionario.

Hay razones para temer que en el manejo de ese expediente se ha producido una combinación de improvisación y tolerancia que pudo tener consecuencias peores y que ha causado daño a cientos de pasajeros varados en los aeropuertos, a lo que ninguna autoridad ha puesto debida atención, como si sus derechos carecieran de valor.

El Gobierno tiene la obligación de disponer una investigación a mayor profundidad sobre el caso de Pawa Dominicana, a los fines de que afloren posibles inobservancias, permisibilidades o complacencias. En lo inmediato se reclama de las autoridades que preserven el derecho de todos los pasajeros que adquirieron boletos de esa línea aérea objeto de suspensión.

Comments

comments

Enlace permanente a este artículo: http://altamirany.com/?p=71498

A %d blogueros les gusta esto: